El verano pasado se publicó en varios medios que Manu García renovaría automáticamente si jugaba un mínimo de 25 partidos en la presente campaña. Según los datos que se manejaban entonces, estaba obligado a comparecer 45 minutos por choque para que computara ese cálculo.

En una comparecencia, el centrocampista aseguró que esos datos no eran exactos. Algunos cuestionar el tema de los 25 partidos pero, en realidad, así era. Lo que no era cierto era decir lo de medio partido. Con que saltara al terreno de juego era suficiente.

Por eso, ante el Valencia cuando disputó los últimos minutos por la lesión de Fejsa, se cerró el círculo. 25 partidos en 27 jornadas, 20 como titular y 5 como suplente pero saltando al césped. Por lo tanto, renovación seria ya efectiva.

Uno de los sueños del capitán del Alavés era llegar como albiazul a 2021, año del centenario de la entidad. Y esa circunstancia ya se ha dado por lo que Manu García seguirá siendo capitán, salvo decisiones inesperadas en los próximos mercados de fichajes